falsificación de entradas

Adiós a la falsificación de entradas

Evitar la falsificación de entradas o la reventa en grandes eventos es posible con reconocimiento facial

¿Se imaginan que sacan la entrada para un concierto la pierden, y que solo con presentarse el día del concierto pueden pasar a disfrutar de la música?
Esto ya es posible en uno de los mayores escenarios del mundo el Tokyo Dome City donde se ha puesto en práctica en uno de los conciertos de una banda con gran éxito en Japón. Una prueba piloto con ciertas limitaciones y más componente de marketing para el grupo músical, pero que en España ya podría ser una realidad y con muchas más ventajas gracias a las tecnologías que desarrollamos en ORNA Innovations.

A pesar de que se podría hacer un control nominal de la venta de entradas, una posterior comprobación personal en el momento de la entrada, sería un proceso costoso y molesto para los asistentes.

Hay que buscar una forma ágil de asegurarse que quien ha pagado su entrada en taquilla es quien disfruta el espectáculo. El proceso puede ser redondo si el sistema de venta de entradas por internet además cuenta con una verificación como el sistema NaurisFace de Orna Innovations.

Siempre habrá casos excepcionales, de entradas que se compran para regalar o adquirir varias entradas una misma persona, pero se puede solventar haciendo un reconocimiento facial a posteriori enlazando el número de la entrada a un rostro por internet desde cualquier dispositivo. Soluciones para las que estamos trabajando.

reventa de entradas

Las mafias de la reventa

Además con el reconocimiento facial aplicado a la venta de entradas se puede evitar el problema de la reventa. Bien a la hora de la compra de entradas, con alarmas a los organizadores del evento cuando alguien compra un número elevado de entradas y no es una persona o asociación reconocida para comprar cantidad, o bien si compra una persona que por ejemplo ha sido detectada por la policía como revendedores y tiene prohibido realizar dicha actividad.
Estos dos supuestos en principio tienen fácil evasión, y puede haber infinidad de casos en los que se deba cambiar a última hora la persona que asistirá porque otra no puede ir, y se debe facilitar que el dinero de una entrada no se pierda solo porque una entrada no concuerda con el rostro registrado. Esto está previsto, con el análisis de datos se pueden separar los casos fortuitos de los sistemáticos para evitar los falsos positivos de fraude.

Al solucionar estos problemas se soluciona directamente el de la falsificación de entradas, que afecta tanto a organizadores como público y genera mayor cabreo para ambos. Para los organizadores una entrada sin verificación facial activada es un acceso menos, para los que compran una entrada y saben que requieren de activación facial, bien si la han comprado por internet deben realizarla y el sistema les permitirá hacerlo si lo hacen a un vendedor autorizado, o si la compran a un particular, comprobar con la aplicación de registro facial si pueden activar esa entrada para comprobar que no es una falsificación.

A todos estos problemas el reconocimiento facial de ORNA Innovations puede ayudar a solucionarlos, y me dejo el más importante la seguridad, pero ese será para otro día.

Deja un comentario